Crítica de literatura contemporánea.

Wednesday, April 21, 2004

Vertedero de cretinadas


Por éktor henrique martínez



PATY BLAKE, BRUNO RUIZ Y LA BEYINA



LA PARODIA DE UN ÁRBOL CON HOJAS DE METAFORAS

Antes de entrar en materia, iniciaré la macuinchepa con un preludio paródico sirviéndome del cerebro de la gacetillera protoculturaloide Paty Boo Blake, el cual ensamblo momentáneamente dentro de mi chompa. En esta ocasión, sólo me limitaré en exclusiva a usar la fraseología que escurre de su blog. Por tanto, me portaré con ella condescendiente; ya en otro de mis vertederos de cretinadas que estoy preparando, y que lleva por título ¿DÓNDE QUEDÓ EL CEREBRO DE PATY BLAKE?, la encueraré y la subiré a la mesa de operaciones del Charquito para meterle cuchillo.
Y, como en la escritura de la Blake no hay gracia, precocidad ni inteligencia, pues aquí va la parodia. (Acomódele el lector la vocecilla de las morras que participan en el concurso Nuestra Belleza).

—Ey, pongan algo o comment. (Y entonces vienen los aplausos).
—Uuy, tengo muchas cosas que escribir aquí, que igual son apuntillos que para otros pueden ser irrelevantes (sic), pero que para mí son importantes. [1]
—El otro día, mientras me comía un m&m (raro en mí, porque no me gustan mucho los chocolates) [2], me puse a ver el programa de Big Brother por que estaba superaburridísima. Y cuando vi a uno de sus conductores, el de nombre Javier Pozas, me acordé de Bruno Ruiz; son tan parecidos, dije. Luego de eso, me llegó a la mente una fabulosa comparación: BR es como el Javier Pozas de la literatura. Ay no, mejor retiro lo dicho (mejor dicho, lo pensado). Yo no estoy tan pro para las grandes reflexiones, pero esta vez sí pude escribir una muy chévere. Miren:
Nadie puede sentarse con un culo en dos caballos,
eso que ni qué. [3]

—Blogueando por ahí, en esta tarde nublada, leí el blog de Bruno Ruiz, quien me cae muy bien. Es supercurado, aunque mucha gente dice que no. Bueno, cada quien los suyo, es su pedo. Ay, qué grosería digo, perdón; ya me parezco al Charco. El caso es que el último post de BR, me hizo reír mucho. [4]
—Ay, ya me creció una uña, las demás ahí van, ¡superseñal! [5]
— Mi sueño de anoche se hizo (o ya era) realidad: ¡hoy me entregaron mi cámara digital!
—Bueno , aunque no estoy muy acostumbrada a las despedidas, babai. Me despido con este superpoema que hice anoche:

Además de ser creativo,
Dios es estadista;
dejó en el cielo nocturno
una brillante gráfica de pastel. [6]


—Ay, perdí el arete izquierdo.

Como dijo la Judith: son chingaderas (que de esa manera le ruja el tamal). Ahora que asiste al taller de poesía de Roberto Castillo [7], la pobre ruca debería pedirle al Lobo que le enseñe a escribir ya de perdis cositas así:

Además de creativo,
Dios es cagón;
dejó en la Tierra
una brillante caca humana.


Bueno, pongamos el cerebro de la ruca en su lugar de origen y terminemos con esta sicología adquirida por influjo de la filosofía del Chavo del Ocho, y procedamos con el siguiente personaje.

BRUNO RUIZ, ESCRITOR DE FÓRMULAS INTUITIVAS

TE VOY A DECIR por qué los astros de la literatura se aprietan con el blog. Por que no lo consideran un medio serio. Así mismo, como consideran sus textos un 'trabajo serio' (una profesión que les cuesta, así como tú recibes salario por tu profesión), el blog es visto como un free ride donde se pierde más de lo que se gana: plagio. Se aprietan, y lo que ponen en el blog son enumeraciones sosas y estúpidas: muy de acuerdo. Aquí el señor Fadanelli me decepcionó bastante. De hecho, no he leído sus novelas, y después de leer su blog, no me dan ganas. Esta es la cruda realidad. Ese wey está sobrevaluado por los defeños. Hay más talento narrativo en Tijuana que ese wey. Podemos decir que una excepción es Blog Yépez. Aunque no coloca ficciones, de vez en cuando postea ensayo, filosofía u híbridos, que podrían considerarse serios, y de alguna forma dan extensión a su trabajo más serio que no postea, y asigna para un libro. [10 de abril de 2004].


NOTAS O GÜEVOS DE COCHI


1.- Post del 14 de marzo de 2004.
2.- Post del 7 de marzo de 2004.
3.- Post del 1 de abril de 2004.
4.- Post del 14 de marzo de 2004.
5.- Post del 22 de marzo de 2004.
6.- Post del 14 de marzo de 2004.
7.- A una de sus tantas farsas culturaloides que promueve el CECUT, y que anuncia con el rimbombante ribete de "Poesía versus barbarie: taller de lectura y escritura poética", (El ratón es un canguro prematuro), presidido por el poeta Roberto Castillo, durante los meses de marzo a mayo de 2004, asiste la Paty Blake quién sabe si para comer únicamente chocolates m&m.




Vertedero de cretinadas


Por éktor henrique martínez



CÁPSULAS CRETINERAS


Dedicado a
Vianett Medina Valencia
mujer uncida
como flor de carne
en un jardín de libros.





LOS POETAS DEL FRONTERA

Los cabeceros del periódico Frontera mejor deberían dedicarse a escribir obras de ficción narrativa; son tan buenos en el arte del realismo mágico. Guachen este título que salió publicado el 9 de diciembre de 2002, donde hacen magistral juego de retórica usando la personificación:

Golpea la inseguridad a la calidad de vida.

—¡Órale, hija de tu puta madre! ¡Si vuelves a molestarme te voy a pegar otros madrazos!

Aquí va otro ribete:

Asoma descontento en Colef.

Y luego que ve a los académicos ostiones que ahí pululan, les dice:
—¡Quihúbule, putitos! Aquí estoy para hacerlos encabronar.

RIVERA GARZA TAMBIÉN SE LO FUMA EN FOCO

Ante un puñado de mequetrefes culturalosos, el jueves 15 de abril de 2004, la agnada de Carlos Fuentes, Cristina Rivera Garza, matrona mayor de la recua de varones castrados y de penes desmontables que regentean la toalla de menstruación llamada La Línea, presentó en la sala de lecturas del CECUT su novela Lo anterior.
La gacetillera Gabriela Olivares Torres, quien se encarga de adobar reseñitas panocheras del mundo culturaloide en el periódico el ZETA, apuntó los escupitajos que lanzó la tal Rivera respecto al acto escritural, que más parecen haber salido de la boca del Chuy González o del marido de la señora presidenta de la República (esa que se queda con nuestra morralla en los supermercados), y no de alguien que se precia de ser una verdadera intelectual o académica. Serpenteando la lengua dijo la galardonada con el premio Sor Juana Inés de la Cruz (y denigrando, desde luego, a la monja jerónima) esto que reproduzco, vertido en semanario de marras número 1568, correspondiente a la edición del 16 al 22 de abril de 2004:

"a la escritura uno la descubre escribiendo" [por si no lo sabían, cabrones; y el agua siempre está mojada] "y uno de los momentos" [para usar una palabrita mamona muy de moda] "epifánicos de la escritura es aquel en que uno descubre lo que sólo la escritura puede ofrecer, en otras palabras, un proceso de desconocimiento" [pues lo será para ti, mi amor, para el tropel de enanitas ridículas que te rinden pleitesía; más no para miguelito.].

Lo que suelta la ruca, a leguas se ve que no es otra cosa que una ocurrencia mariguanil; ¿habrá fumado margayate en compañía del Yépez? Qué falta de criterio literario. O sea que la ruca nos está diciendo que la escritura es un proceso de empobrecimiento de la mente, una renuncia del yo a la doxa y a la episteme; dicho en metáfora, que el saber sea como una pata de burro. Sigamos los consejos de la Garza: hagámonos ignorantes, enfermos y débiles mentales para ser buenos escritores. ¿Y el yo pienso, el yo opino, el yo considero, y demás muletillas del escritor, dónde quedan? ¿Es el escritor un irracional o paladín de las palabras oscuras? Claro que no, porque el acto de la escritura consiste en columbrar un conocimiento que antes no existía, iluminar con súbita intuición las zonas desconocidas (epífora, en palabras de Paul Ricoeur). Desde Aristóteles —por su libro Poética— sabemos que no sólo por vía del rigor racional se origina el conocimiento, sino también por vía de un acto estilístico de intuición como suele ser la elaboración de metáforas. Todo lo contrario a lo que la jaina brama, escribir implica poseer un pensamiento crítico y una independencia intelectual; lo afirma gente como Montaigne, Einstein, María Zambrano y Chomsky; y lo demuestran novelistas como Proust y Sábato
Cincho que la ruca, de esas bolitas de saliva son las que les tira a sus alumnos pochos y gabardos en la Universidad de San Diego. (Dichosa María; no hay otra como ella, que tuvo al mesías y quedó doncella).
No bastando lo anterior, la "epifánica" novelista afirma con la mayor frescura:

"la novela es el juguete rabioso por excelencia" [ajá, muy parecido al perrito chihuahueño que mi carnala le compró a mi sobrino el Cacaguate, y, porque no le pusieron la vacuna antirrábica, después el pobre animalito andaba echando espumarajo por el hocico], "es su propio proceso de desconocimiento" [otra vez la burra al trigo]. "Si no fuera así, escribir novelas sería aburridísimo" [pues ya estarías con un carrito de elotes cocidos, troquelándolos afuera del La Bola o de la Casa de la Cultura; sería divertidísimo verte de microchangarrera] "y no hay peor crimen que el aburrimiento" [¿y los crímenes perpetrados en contra de las mujeres de Juárez, qué?].

Ahora resulta que el relato extenso, narrado generalmente en prosa por medio de un encadenamiento de acciones, y cuyo sustrato es la ficción, para la señora Rivera Garza equivale a un pinche juguete rabioso que sólo sirve para divertir y entretener a pendejos que se aburren al escribirla o leerla. (Oh, Dios mío, ¿no podrías ser tú quien pasara la noche con ella?).
A estas alturas la ruca, cinchado el venado que debe ser la hazmerreír de sus vecinos y de la tropilla de culturosos con que se codea. Como escribiera Armando Tejada Gómez en su poema la Sudestada: Desde que don Cristóbal encalló en esta orilla, todo fue enredo aquí, puerta del limbo, todo fue confusión y mal parido. ¡Qué sumidero!

Y que conste que yo no la premié •




EL DAHOUM

El Dahoum es un poeta sonorense, muy mariguano el cabrón, y que escribe bajo este seudónimo por que el bato es académico de la UNISON y, a sus asegunes, no quiere quemarse con la perrada decente. El texto que a continuación se transcribe fue publicado en la primera edición del plaquete de AGIT-PROP en 1985.

Yo me pregunto con perdón de ustedes
que qué chinga con la cuestión
de que uno aprenda inglés a huevo
desde que nace hasta que muera uno
que royal deutch shell y la chingada
y que pearson weet weetman sanababiche
edward i dohoney man y woman gringo
pendejos abusivos voraces
que nos muerden cada día
cada segundo del siglo
hasta la fecha
sucumbir de suspicacias pendejadas
pendejos los bien aventurados
y los malaventurados
que oímos que apletton y corporechion
perdon yo me pregunto •




WILLIAM BURROUGHS Y RUBÉN VIZCAÍNO

El texto que enseguida reproduzco forma parte del cúmulo de comentarios, opiniones y reflexiones que la biblioteca ambulante llamada Rubén Vizcaíno Valencia, ha venido exponiendo con elocuente oralidad en los teips de mi grabadora. Fueron vertidos por la voz del profe a propósito de su biografía que estoy preparando, y que publicaré si acaso se me hinchan los güevos. El fragmento corresponde al capítulo Comentando a escritores, y es la transcripción literal de una grabación recogida en el mes de julio de 2003.

"Burroughs es el papá de los beatnicks; es el teórico del lenguaje de todo ese grupo de escritores. Es un maestro del lenguaje, a pesar de que comenzó a escribir a los 35 años. Había sido soldado, además de cocainómano, heroinómano, etcétera. Un hombre muy al estilo norteamericano; se le ocurre una teoría, aunque sea absurda, y la lleva a sus últimas consecuencias. No es una gran teoría, es decir, no es estética. Es una teoría de la estructura del lenguaje, con un aporte nuevo, diferente, que, de algún modo, resulta técnicamente una perspectiva muy valiosa para la literatura, muy original y perfectamente realizable.
Burroughs dice que sólo hay tres maneras de escribir; o manejas ideas, o manejas imágenes o manejas palabras. Esta tesis se confirma en los casos de Huxley, Hemingway y Burroughs. Huxley es un hombre de ciencia y escribe como intelectual, como pensador, es decir maneja ideas. Hemingway dice que no puede escribir sino tiene las palabras. En cambio el beatnicks no tiene las palabras, lo que tiene son las imágenes. Obviamente que en la literatura se encuentran implicadas estas tres condiciones, y otras muchas cosas, naturalmente."




UN YÉPEZ CAGÜILERO Y EXISTIROSO

Al editor Gilberto Licona le hace el favor el insulso poetillo Heriberto Yépez de concederle la anuencia para que publique en su fanzín un esperpento suyo que lleva por título EN LA CALLE COAHUILA, mismo que ocupa la mitad y poco más de la página 18 de la revista Existir # 44, correspondiente a la edición del de marzo de 2004 y que, de acuerdo con una nota marcada con asterisco, a manera de pie de página, la bazofia yepeziana que haces las veces de poema fue " extraído de" [un libro de HY ribeteado con el mamón título] "Por una poética antes del paleolítico y después de la propaganda."
Cojo la porquería que edita el Licona, me acomodo en el sillón donde rola mi gato el Desvelado, me tumbo las botas que me costaron ochenta bacs en la Plaza Terranova, y, mientras me quito el requesón que traigo pegado entre los dedos de los piedorros, comienzo a leer el roñoso texto que el abnegado siervo chupador de becas de la Sari Bermúdez trajo al mundo en su parasitaria faena. Cualquier melolengo sin las mínimas nociones de teoría literaria, con facilidad puede dar fe que la pieza con la que el Yépez, según él, rinde culto a ese ceriballo de lúmpenes, es un insípido engrudo de letras que ni siquiera un chamaco de cuarto año de primaria se atrevería escribir y, mucho menos, publicar.
Vergüenza debería de darle al publicar esos productos sicopatológicos. Hubieran gozado más sus lambiscones adeptos, si en vez de leer inútilmente tal ridiculez seudopoética, el autor se azotara con una firula pa que estos güeyes levantaran una madre loquera y tirar la malilla, o playarse algún relingo socroso de alguna paradita sexoservidora.
También al Licona debería darle un poquito de pena entregarse a desvergonzadamente a jueguecillos como éstos:

"en las rancias cantinas y fachadas de mala cara
antros sarros de la calle Coahuila
coyotes y polleros norteados
atónitos pordioseros
encueratrices peludas de los sobacos (sic)
aprietan el paisaje"

[Pero, ¿cómo los congales y toda esa bola de cabrones y cabronas que mencionas puede apretar el paisaje? Al contrario, lo expanden. Por otra parte, no hay forma más turulata de simular que se hace poesía que despilfarrando adjetivos e insertando como tema de la lírica una sociología barata, trufada de pesadas adjetivaciones y enunciaciones pueriles y trilladas].

"gringos llevados por bilingües taxistas
pierden su American Express
en un masaje a los huevos
que cuesta 20 pesos
en la Calle Coahuila"

[Eso de bilingües no es más que una vil patraña; pues los chafiretes o matagatos que se manducan la totacha son una minucia. La mayoría de ellos ni siquiera champurrea el 10% de tu lengua patronal, carnal. Y eso de que pierden su American Express es otro de tus delirios tremebundos que te agobian; pues, como es bien sabido, la mayoría de los gabardos que caen a los arrabales constituye el llamado de turismo a dólar. Es decir, son puros malandrines piojosos, pelones con dos tres bolas los bolsillos y batillos o rucas que en su país los nombran basura blanca. Ahora, ¿en que lugar del mentado Cagüilón le cobran a uno 20 varos por una sobada en los güevos. Dime para caerle allí, porque ya me urge que me den un masajito en los tanates].

Podría seguir despanzurrando esta chuchería de bajo anaquel, pero —como canta el puñalito oriundo de Ciudad Juárez— no vale la pena. Además, mi vecino don Capuleto ta chingue y chingue porque quiere pistearse unas kiguas con miguel.




AUTORRETRATO DE SÁRAH BRUELLE

A partir de la publicación del poemario de Sárah Bruelle, Acaballomóntame (Tijuana, BC, febrero de 2004), la trayectoria editorial de los Cuadernos Existir sufre un machetazo sincrónico. En comparación con el librito de Bruelle, las ediciones precedentes son ya letra muerta; la omnipotencia lirica de los poemas brulleanos ha dejado sin aliento las anteriores exposiciones de las madmuaselas participantes. Y si se quiere volver a ellos intentando encontrar en los mismos algún valor estético; en definitiva, sólo habrá de deducirse que su calidad poética es rupestre y marcada por el diletantismo. En cambio, Acaballomóntame, se presenta como lo mejor y más logrado de la capilla liconiana. Es un exceso y mucha pieza para la liviandad que prevalece en el clan de los existirosos; es lo más relevante que ha salido de ese laboratorio de larvas estéticas. ¿Podrá la empresa literaria de Gilberto Licona mantenerse en ese estatus que la poeta, autora del cuaderno # 9, hoy le ha dado, y no desfallecer? Sin duda que es un gran desafío para el bato, quemada que se va a pegar si acaso edita un trabajo de menor calidad que el de la Bruelle. Y es que su poesía es un rayo de luz que se cuela por la rendija de la oscura buhardilla donde solo habitaban voces flacas, débiles discursos y estériles entonaciones.
Por principio, poesía consagrada al oficio de amar, a sus goces y a sus desdichas. Se sienten los embates de la pasión y de la belleza sensual; se vislumbra sin tapujos y sin miedos un estado de ánimo que persuade, invita y reclama ser partícipe del momento pagano, refugiándose cuantas veces sea necesario en lo más ardoroso de la humanidad, el clímax, insumo y quintaesencia del erotismo.

No pretendo que pretendas fingir
conozco muy bien tus ronquidos
y la voz que me besa a deseo.
Anoche descubrí que jadeabas,
que mi respiración era la misma
porque me hacía la dormida.
No te importó
me cogiste.
Desperté y te hiciste el dormido
para que no pretendiera que pretendieras
fingir que me amabas •
[No pretendo, p. 19]

De un profundo lirismo y cargado de alta resonancia sentimental es el poema Autorretrato, donde la poeta expresa sus primeros gorjeos amorosos y sus secuelas, desplegando el lenguaje en conjunción con los dolores del alma. Son versos demasiado íntimos y expuestos como una querella contra la virilidad salvaje del amasio que posee a la mujer —no amada— y de sangre atorada, cual si fuere un gavilán que aprisiona a la paloma, sellándola con su semen maldito en una noche nupcial El poema revela una lacerante recuerdo de amarga melancolía. Remitámonos al texto para corroborarlo.

Ya no me fluye la sangre
porque la tengo tragada.
Con el sin sabor deje de ser virgen
para convertirme en rama de aquel,
y me llamaba Sárah.
Mis raíces no fueron hechas
sino esfuerzos negados de la sangre
manchada de blanco
sobre la noche nupcial
que conoció lo desconocido del dolor cesante.
No fue lo mismo su mano a la mía
mucho menos mis deseos que aquel no tenía.
Mi nombre
no debía ser borrado.
Ya no me fluye la sangre
porque la tengo atorada.
Ahorcando mis venas inflamadas
esperaron al centinela frío y vacío
que robar quería de mí las alas
Virgen o no, me sentí ultrajada
cuando me quitó el nombre de Sárah.
Fue un sello de semen maldito
Penetrado den Bruelle
sepultándome boca y piernas abiertas
cuando animal se convertía
para poseerme incompleta.
Ya no me fluye la sangre
porque la tengo de aquel envenenada
para no olvidar la emoción placentera
que sintió mi cuerpo, no con él
sí en mí,
cuando no tan niña, no tan virgen
me encontré mujer
aunque la sangre la tuviera tragada
entre las piernas con el aborto de un deseo
que no firmó contrato
con su nombre, sino con el mío •



cretinadas@yahoo.com
www.elcharquito.blogspot.com



No comments:

Followers