Crítica de literatura contemporánea.

Thursday, May 13, 2004

Vertedero de cretinadas



Por éktor henrique martínez






TRENZA DE RENCORES Y DESPECHOS



En su vitrina cibernética, www.trenzadearena.blogspot.com, el señor Fausto Sinapellidos, después de informar acerca de los entretelones que los dictados de su corazon revelaron durante la jumena madrugada del día —qué ironía— uno de mayo en e chupadero conocido como el Dandy, escribió que el autor de este Vertedero no hace concesión de imparcialidad cuando señala los entuertos gramaticales en que incurren los periodistas. Y afirma que a los únicos batos que agarro de bajadita son los reporteros escribano del pápiro Frontera, no así a los gacetilleros del Mexicuin. Pues ni que yo fuera un mantenido del gremio cetemista que me gusta vivir de la mierda mediatizadora que emerge de los medios de (des)información. Y como no me mantengo del achimero periodístico, me vale guílson tanto el pinto como el colorado. Ni que los putos del Mexicuin fueran mis compas.

Por tanto, buñuelo no soy en esas cuestiones que apuntala mister Fausto. Ya me viera diciendo: "Ay, a los del Mexicuin no los critico porque ahí me publican mis escritos". Seguramente les voy a colocar la aureola de intocables, absteniéndome de despotricar contra ellos.

En lo que a mí toca, me vale puro sorbete que sean del Zeta, del Mexicuin o del Frontenis. Me basta conque obren perdulariamente, aborten galimatías, utilicen una sintaxis de verdulera o redacten con el culo para ocuparme de tales cabrones, sean de un gremio o de otro. No esta en mí actuar como un caradura borreguil y comprometerme inmoralmente con algún culero que me marque la línea a seguir en el acto escritural. Y en caso de que me dijeran: "Cámbiale aquí; quita eso; pon esto otro"; sencillamente los mando a la bichora y me largo. Y ahorita se lo voy a demostrar.

En su blog el señor Trenza de arena me menciona, inducido, tal vez, por "la mitología esquematizada" —como dijera el barbón chicalense monopolizador de galardones literarios— del maniqueísmo de vulgata que preconiza la división de la perrada entre "buenos" y "malos". Doy a probar una cucharada de su sopa:


"la neta, me cayó bien el julio, pero alguien que no me cae bien, no por su persona, sino porque no coincido en su forma de escribir es héctor manríque, que escribe el charquito. más que sus ideas, porque es un vato que argumenta y eso es bueno, no me pasa su forma de expresarse. del blog del charquito, al igual que sus escritos en el mexicuino, no me pasa que critique a los reporteros del frontera y su forma de escribir y omita las pendejadas que hacen en el medio que es la mayor porquería del estado: el mexicano. eso se lo dije en la peda, en la mesa que casi compartíamos en el dandy del sur." [Post del 11 de mayo de 2004]


Como los foquemones que le ponen al cristal, don Trenza (tal vez por su timidez y falta de confianza) es un chaval deseoso de sustraerse a los extremos de la automarginación y a las limitaciones de su reducida autoestima:


"el compita electrónico, que hizo su presencia física desde suecia, curiosidades de un tijuanense, me puso en su lista de blogitas. lo leí y me awuité, por considerar que quedé encerrado en un grupito: cosa de la que siempre he renegado. no hay más felicidad que mandar a todos a la verga y más cuando en ese grupito hay personas que no comparto sus ideas ni sus modos de expresarse." [Post del 11 de mayo de 2004]


¿Ven lo que digo? Parece que el men no se quiere ni él mismo. Debido a su confusión existencial, el Trenzitas se comporta peor un impúber que se niega a jugar a los carritos con los chilpayates del vecindario contiguo. ¿A quién me recuerda?

—Tesoro, ya te dije que no te juntes con esa chusma.
—Sí, mami. ¡Chusma, chusma! ¡Prrr!


Sin embargo, el bato cree que sus angustias son normales.


CONTINUARÁ

No comments:

Followers