Crítica de literatura contemporánea.

Thursday, September 30, 2004


Vertedero de cretinadas





Por éktor henrique martínez





EL TAG-CHAT O LA PALANCA DE ARQUÍMEDES

[¿DÓNDE QUEDÓ EL BLOG DE LA BEGUINA?]




«...y marean a don Quijote
con un lingote de Pepsi Cola»
Joaquín Sabina




POSTEAS Y TE VAS...


Pese al femenismo místico que pregona, hace tres o cuatro mesquites, por su calidad temática y lucidez racional, la vitrina cibernética La forma y el fondo, dualismos y otros pretextos, www.pneumaticos.blogspot.com, de la Beguina Giordano, estuvo a punto de colocarse en el rango más elevado de la jurisdicción bloguera, me refiero específicamente donde transitan mis percepciones cretinescas. Sin embargo en últimas fechas, al adentrarme en la lectura de ese receptáculo de productos heterogéneos, sentí que me pegaban una patadota en los güevos, pues actualmente ha quedado convertido en una despostillada bacinica que recoge chorros de adulaciones jocosas y espumarajos de chateos insulsos; un barril de cerveza que mata de sed, como cantara el Joaquinón.

Si no hubiese sido por el proceso de frivolización en que se inmiscuyó la autora, por su tono ensayesco, estilo ecuánime y mesurado, el blog hubiera crecido logrando casi la altura y calidad de www.asakhira.blogspot.com (que para mi ver, es una de las mejores vitrinas entre las pocas que leo), pero la Beyina se achicó peor que el enano de El tambor de hojalata de Günter Grass.

Vana ilusión la mía. Ya lo decía Voltaire cuando hablaba de la tolerancia: «Todos estamos amasados con debilidades y errores; perdonémonos recíprocamente nuestras tonterías, tal es la primera ley de la naturaleza».

Al abrir la pantalla en pneumaticos.blogspot.com se puede observar que allí, de poco tiempo a acá, sobresalen breves articulejos cargados de palabras fugaces, alabanzas y aplausos de complacencias circulares que solamente encuentran sus cuadraturas entre el ego de la BG y las desmesuras de los miembros y miembras de su club de admiradores y porristas que aloja en sus comments (sin contar los balbuceos salutatorios que registra el tag que insertó la ruca en su chichi de vidrio, y que, dicho de paso, fue su perdición).

Con excepción de unas minucias que todavía destacan como antaño cuando inicio, el blog beyinesco, hoy que le soplan otros vientos, semeja una mampara al servicio de chateros e insulso foro para explayar simpatías y abrazos invisibles. A mas que, no pocas veces, se presta para anidar opiniones que parecen extraídas de las páginas de un diario o libreta de confesiones de alguna chamaca (clasemediera, of curs) que atraviesa aún por los estragos y síntomas de la «revolución puberal». Hay datos posteados en el blog que al leerlos dan la impresión que fueron concebidos por una mente oligofrénica o por un individuo afectado de problemas anímicos.

Guachen esto:

«Que lindo tu mensaje...
Yo tengo el defecto (y hasta hay quien dice que es enfermedad) de despertarme y no estar totalmente despierta hasta pasado un minuto o dos, es una sensación como de modorra, y no tengo sensaciones durante esos segundos. Que cosas...
Un abrazo para ti» [posted by Magda : 8:43 PM].

¿Qué otro diagnóstico podría emitirse en un caso como el anterior? ¿Califico con justeza o se me pasan las cucharadas? Y para que no crean que son meras apreciaciones subjetivas, como se dice en la jerga siquiátrica y sicológica, va enseguida una muestra de tremebunda falsedad histórica, rayana en en infatilismo mamón y de baja sesera:

«Se dice que de la belicosa Marsellesa, himno francés, desciende los sones patrios de la mayoría de los países de América Latina. El desaparecido Carlos Casillo Peraza, en su libro Disiento, nos dice que si la conseja es cierta, México no sería la excepción. De las ocho estrofas a las que se redujeron las originales de nuestro himno nacional, en seis aparecen palabras como "sangre" o sus derivados. Los términos "guerra", "lid", "contienda", "metralla", "cañón", "acero" florecen frase tras frase» [posted by Anonymous: 10:45 PM].

Lastima que (ya no sé si para su fortuna o desgracia) el hacedor de tal disparate es un cabrón encubierto en el anonimato. Empachado hasta las cachas con una terrible ignorancia, suelta tamañas pendejadas que un colegial de segundo o tercer grado de primaria podría increparle por su falta de sentido común e incapacidad de discernir levemente entre aquello que aflora como mentira y lo que representa una verdad fácil de captarse, como haría un chicuelo bobo al distinguir un cornijalillo de tierra de un imperio. ¿Quién más puede llegar a compartir la burrada esa de que los sones patrios de la mayoría de los países de América Latina descienden de La Marsellesa? Como bien se sabe, el himno francés es un inflamado cántico, producto del movimiento práctico de 1789, que nace de la efervescencia —auténtica— de la multitud revolucionaria y que, tres años después, Rouget de Lisle traslada al papel.

El engendro mocho y de nota roja al que llaman nuestro glorioso himno nacional mexicano, es una desorbitada alabanza al granuja de Antonio López de Santa-Anna y al pillo de Agustín de Iturbide, y no obsantante su devaluación histórica, todavía opera como una infamia con la que le siguen chingando la borrega a los inocentes chamacos; un revestimiento ideológico para reforzar el concepto crepuscular de nación.

Las diferencias entre ambos himnos son abismales: el de los franceses es de factura ascendente, o sea sale del pueblo; mientras el himno mexicano es el resultado de un descisión mediatizadora, dictada desde el poder como conciencia individual y abstracta, o sea de arriba hacia abajo.



LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ...


Si la Beyina quiere seguir azotando en su páginas virtuales esta clase de memeces, allá ella. Como decía mi agüelita: en su salud lo hallará (y que al rato no se queje de terminar desvalijada por algún golfo, solamente porque se guió por las apariencias).

Ay, antes de acabar en un nido de jaraneros y cameleros, todo indicaba que su blog apuntalaba hacia la seriedad. Pero la Suprema Diosa de la Frivolidad no lo permitió. Su voluntad es ineluctable; ha hecho del fondo una malformación y de la forma un fetiche.




¿ES LA VIDA UN PROBLEMA SEMÁNTICO?


Pero no crean ustedes que la cosa para aquí. El 2 de junio la Beyina se dejó caer esta desconchada vacilada de abstraccionismo mecanicista, torrente de mensajes encriptados, muy al pelo para empadronar invidentes. Sino me creen, traten de montárselo en su simple lógica, y verán que concitarán con don Vicente Fox cuando exclama: «Qué felicidad proporciona no leer».
Intenten descifrarlo y, al sentir que empiezan a parir cuates, mejor claudicarán en tal empeño:

«El chat es equívoco: juzgado por otros como una pérdida de tiempo, en mi caso suplo la disertación áulica.Ya de por sí las relaciones humanas son equívocas. Afortunadamente. Pues si una oposición a equis invitación (No te puedo acompañar) tuviera siempre el mismo sentido, estaríamos negando la utilidad de las palabras como expresión de eventos dinámicos. Ahora no puedo refleja más que la imposibilidad de tiempo. No quiere, argüiría alguien. "Poder" aglutina una serie de connotaciones lejanas al cliché de lo frustrado. En una respuesta hay visos de un futuro impredecible para cualquiera. Quizá un no quiero, respetable por la biografía que refleja al decirse. Lo mejor de las palabras, de las respuestas, es que no comunican más por lo que dicen que por lo que esconden. Es el dinamismo del lenguaje, de la esperanza en su transformación que vela y revela los fundamentos y las posibilidades. La persona inteligente (la inteligencia tampoco es unívoca) es la que sabe desvelar el lenguaje, el mensaje equívoco humano. Es quien lee signos invisibles y, conoce y maneja con pertinencia los signos invisibles. Inteligencia lingüística, pero no sólo eso» [Beguina, Lo unívoco y lo equívoco].

¡Culos a la pared! ¿Quién dijo que leer es un placer?
Si pronuncio lo que opino de tales enunciaciones terminaré con los labios leporinos. Parece que la morra se quiere burlar de nuestras limitaciones intelectuales. Su escritura es imprecisa, nebulosa, intangible, inasible. Y para que no se piense que esa verbosidad es una simple declamación académica, señaleré tres posibles causas que tal vez inducen a que la jaina escriba de esa manera: O ¿padece una precoz madurez sorjuaniana? O ¿sus disertaciones son panchos para deslumbrar paisas? O ¿barroquiza para imponerse una tácita censura? Qué complejidad, ¿para qué tanto esfuerzo en postular farfollas? «Créame también si le digo —escribió Edgar Allan Poe, el 30 de abril de 1835, una carta a Thomas White—, a pesar de lo que unos y otros puedan aducir en contra de ello, que no hay en este mundo nada más fácil que ser extremadamente sencillo». ¿Porqué no darle transparencia al lenguaje y hacerlo acorde con la sencillez intelectiva de las criaturas mundana? Porque se trata de evitar a todo precio el desmoronamiento de la torre de Babel; y en el caso de la Beyina, de ahí la aplicación de expresiones que se aproximan a la ingeniosa trivialidad, a la elegancia buscada a costa del sentido o de lo que se quiera decir. Eso es lo obsesionante para ella, la disolución de su individualidad.

Fiel a la confusión, al dualismo, a la ambigüedad, al relativismo y a la ambivalencia para que el lector, atrapado en en sórdidos laberintos conceptuales, interprete el discurso como se le antoje, aunque sin advertirle que no habrá hermenéutica que valga, pues al final, cuando se le reclamen los ajustes, la Beyina responderá: «No es eso lo que quise dar a entender».

¿Qué hay detrás de los desaciertos expresivos? La misma neblina, el mismo cielo, la misma sociedad maquillando a concordia, los mismos devaneos para encontrar las claves del misterio, mientras los últimos en el reparto se preguntan cuándo serán los primeros.

Más allá de su significado literal, las disquisiciones que expone la Beyina son ideas desarticuladas que se quedan en el aire, juegos de palabras que no rebasan los linderos del escarceo teórico; un modo apto de plantear las cuestiones solamente para hacer fantasear a las cabezas huecas; ridículas nociones subjetivistas y manojos de sofismas banales que reducen la concepción del mundo a un formulario mecánico que da la impresion de tener toda la historia del mundo en el bolsillo [Antonio Gramsci].

El mundo no es objeto verbal puro que se inventa a sí mismo; aunque hay formas metafísicas de no ser. Ya lo repetía Borges: si los caracteres de una obra pueden ser ficticios, entonces nosotros, los lectores o espectadores, también podemos ser ficticios. Total, el lenguaje antes de ser científico fue artístico, lo inventaron cazadores y guerreros.



VIAIPÍS O EL ELOGIO A LA AMISTAD


Viendo las cosas desde otro enfoque, ¿no podría ser que yo soy el que agarro monte, especulando cuestiones fuera de saco, creyendo que el blog de la Beyina es un espacio público cuando, en realidad, su autora lo ha creado para una dinámica de difusión privada y de efectos propios? Tal vez, pues catoteando el birote desde el lado amable u optimista, pneumaticos.blogspot.com es una hechura cuya prioridad tiende a la captura, unión y conservación de amigos, foro donde se aglutina y se vincula la placentera sociabilidad para librarse del tedio, hermano de la tristeza; confesionario de culturosos que apenas logran mostrar los hilachos, plano vidrioso que no rebasa los arañazos de lividez de quienes prefieren compartir sus mismos sudores, donde unos ojos lagañosos leen los mensajes de un mundo injusto con las pestañas cosidas al pliegue de los párpados.

Buen puzzle para los amigos, discernimiento perfecto para «curar las heridas de salsa de tomate con un chute de vanidad».

O esto o lo otro, escribió el desesperado Kierkegaard. Nada más.

«clap, clap (aplausos onomatopéyicos)
me ha gustado este "acamado" post...» [Posted by Erika: 7:27 PM].



cretinadas@yahoo.com.mx
elcharquito.blogspot.com



No comments:

Followers