Crítica de literatura contemporánea.

Monday, December 20, 2004

NOrzaGaRaY sE LaS TraGA ARdiEnDo

Vertedero de cretinadas






Por éktor henrique martínez






EL DEMONIO NORZAGARAY SE LAS TRAGA ARDIENDO












«...y si la vida se deja yo le meto mano»
Joaquín Sabina








CANTABA EL CHICOCHÉ: ¡MIRA, CÓMO ESTOY TEMBLANDO!





Ocupando un relevante sitio paginal en el Frontera con una columnita pitera llamada «A-Saltos», el señorón Ángel Norzagaray, trafique de influencias y director general de Extensión Universitaria de la UABC, se apersona a ojos de leyedores como gacetillero, adobando unos articulejos que rayan en la insultante cursilería. El bato se entretiene bordando pintorescos disparates en los que predomina el reduccionismo sicologista frente a lo que debiera ser una mesurada reflexión o análisis de los temas que allí, supuestamente, expone con seriedad.



El 6 de noviembre de 2004 me tocó leer uno de sus ejercicios de chacota intitulado «Dolor de cabeza». Cincho que al escribirlo, el men aventaba un torrente de lágrimas supinas; escaldaba el pesimismo que emanaba del artículo de marras. Amontonando datos a la buena de Dios, se quejaba de la situación política y social del momento; acongojado escribía acerca del birote de las elecciones que se efectuaron en Tjiuas y en los Yunaites, donde salieron ganones, respectivamente, el Jank Rhon y el orate de la Casa Blanca, o séase el WC Bush, entre otras bagatelas teñidas con sempiterna emoción, y a las que intentaba atribuirle el origen de su dolor de chompeta. Además, en su quejumbroso calandrajo periodiquero no desperdició la oportunidad para rendirle zanguanga a don Humberto Félix Berumen.






«La mera verdad no doy para mucho con esta entrega cuyo protagonista es un dolor de cabeza insoporable. Acaso averiguar qué cosa lo pudo provocar sea lo mejor que puedo hacer».










¡ASÚSTAME, PANTEÓN VIEJO!



Lo que enseguida puja el batillo en su retórica almidonada, por su inconsistencia intelectual y falta de envergadura, está demás decirlo (es bueno para sacarle jugo al tema, pues se caracteriza por su inclinación a las cursilerías pomposas).
Luego el célebre dramaturgo se chaquetea con esto:




«También el dolor puede venir de la posibilidad de que se refrende el triunfo de Hank Rhon en Tijuana. "Tijuana la horrible", según el hermoso título de un libro escrito por el tijuanense Humberto Félix Berumen, será más horrible con gobernantes de esa catadura».

[¡Uuuuy, sí!, ¿verdad? ¡Qué miedo!].






Quejarse y llorar es una manera rascuacha y ruin de someterse al estatus quo. Respecto al «hermoso título» del libraco del Berumen, ¿que caso no sabrá el melolengo del Norzagaray que tal ribete es una chamusquina derivada del nombre de un libro que Salazar Bondy bautizó como «Lima la horrible»; de esa obra lo retoma el tlacuilo del COLEF, y éso lo sabe hasta el más tapado chirlero. Pero prosigamos con la bataola.




Pegadas al párrafo transcrito escribe estas malacanchonchas:





«Pero los tijuanenses decidieron que esos brazos se iban a entrar con especial delectación, y hay que respetarlos. En Mexicali somos más rústicos, menos cínicos: Estas cosas nos dan dolor de cabeza. Los tijuanenses son más cosmopolitas, más excéntricos, más dados a vender su alma al diablo».






Tijuana «La Horrible»


Bien, u okay, como decía la Valeria (una tecatona de la Zona Norte).

En otras palabras, lo que este mordisqueador de huesos gubernamentales nos quiso decir es que los tijuanacos somos unos hijos de puta (más dados a vender sus almas al Diablo), expresión que no se debe entender en mal sentido.




Pero, en fin, que así sea, ya lo decía Chesterton: «La prueba de la cultura y la liberalidad de un hombre es su actitud con respecto a las cosas que nunca han sucedido». En efecto, retomando nuevamente palabras de don Gilbert, hay muchos libros que creemos haber leído sin que tal cosa haya sucedido. Jactémonos, entonces, de nuestra pudrición y glorifiquemos el futuro «cosmopolita» sobre la base de los desperdicios que tiran quienes residen en la luneta del espectáculo. Lo que importa es tolerar las opiniones diversas. Dejemos que el Norzagaray llore su ministerio.






Y ¿qué dice doña Puchita Vergara con relación a las quejas de ese desdichado?




-Tranquilicen a ese muchacho. Que el Jank Rhon sea presidente municipal de este culo de San Diego no significa el fin del mundo. Los priístas y los panistas parecen dos, pero son uno. Ambos les dan el mismo alpiste a los mismos canarios.



-Ciertamente -agrega don Pepe Trueno, un ruquillo que proxenetea a la ñorsa- no hay que paniquearse con chuchadas. Restándole el fatalismo providencial y sin apechugar la tesis de darvinismo social que estila, podemos parafrasear aquella sentencia de Mariano José de Larra cuando afirmaba que Dios, el Chamuco, o lo que usted quiera, determinó la mortificación de un bicho en la naturaleza de otro bicho: «como crió el sacre para daño de la paloma, la araña para tormento de la mosca, la mosca para el caballo, la mujer para el hombre, y el escribano para todo el mundo, así crió en sus altos juicios a la trapera para el perro, especies que se aborrecen, se ladran, se enganchan y se venden».



-Efectivamente, hasta el más ortodoxo seminarista está tentado a convertirse en un chulo padroteador de suripantas. ¿No es algo parecido a esto lo que ha hecho el Ángel Norzagaray a partir de que fue asimilado por los tecnócratas que arribaron a regentear la UABC? Se ha vuelto un chulo de rameras. Abandonó el oficio de freír buñuelos para teatro y, procurándose un acomodo en la ubre presupuestal, como el insolentillo que se descara, optó por recorrer la fangosa vía en la que hoy se arrastra en calidad de parásito atraído por el esplendor, sin más actividad escritural que la de idear fábulas majaderas y desvergonzadas patrañas que forja mediante una sintaxis demencial y una perturbada sindéresis gramatical con que fastidia a los lectores. ¿No son prueba de ello las torturas síquicas que le vende a los empresarios de la (in)comunicación que regentean el perióskido Frontera. Según me enteró, este men -ignoro si por acumulación o por relevo chambista-, ostenta y cobra la pasta de secretario de... (ojo: guachen a qué grado tan inverecundo y mamón ha llegado el cretinismo burocrático) de secretario de «Rectoría e Imagen Institucional de la UABC» (¡culos a la pared!).




Para dar constancia de que no hay intención de chafarrinar, considérese lo que sigue: el güey, no conforme con amacucar doble tolete, agandalló, gracias al fichu del cuchupo, la morlaca de 25 melones de sopes, capuchineándose el Premio de Estatal de Literatura 2004 en la categoría de dramaturgia con una obrita denominada «Choques». Biyuyu que aperingó el día miércoles 15 de diciembre de 2004, irónica o paradójicamente, después que como servidor público, y apenas transcurrida una semana, la gavilla de académicos ostiones a la que pertenece celebró mojigatamente el «Día Internacional contra la Corrupción» (¡qué poca madre!).






Dejo para el siguiente vertedero las triquiñuelas del Daniel Serrano y las fallidas tentativas de lujuría del Sergio Rommel Alfonso cuando le ajeró a la Raquel Presa pa que esta jaina le aflojara el cacharriux.










cretinadas@yahoo.com.mx
www.charquito.blogspot.com
www.marconsed.blogspot.com

No comments:

Followers