Crítica de literatura contemporánea.

Saturday, January 08, 2005

La IndiA MaríA de La LiTEraTUrA










Vertedero de cretinadas





Por éktor henrique martínez








EL VOLPI, LA LOBA MONSIVÁIS Y DOÑA YÉPEZ





RESURRECTA ADVERTENCIA DE DON PACO ZARCO




«Perdonen nuestros lectores que les sirvamos en este articulo una especie de olla podrida, en que entran como ingredientes materias un poco disímbolas y heterogéneas, circunstancia que es contraria a nuestra afición, un poco analítica... » [Francisco Zarco, Obras completas].



Apuntalada la mengambrea, comencemos con el tríptico de figurones semilustrados, enclaves de un simulado librepensamiento, disfrazados de increpadores del sistema y que, al mismo tiempo, son beneficiarios del «Programa Oportunidades», gracias al cual han devenido en carroñeros.










UN CHOLO LITERARIO EN EL PAÍS DE LOS ILETRADOS




El lugar que hoy ocupa este jomboy le correspondía al zampaboñigas al Sarmiento, pero pa que no digan que discriminamos a la gente de provincia, hemos resuelto por unanimidad que el mejor prospecto para suplir al Sergio Sirviento es don «Betito de las vergüenzas», es decir el Hyepez. Y es que su plus ultra lo dice todo: antes que las convicciones prevalecen en su calaca los intereses; becario de la «suma sacerdotisa foxista de la cultura», la señora Bermúdez, «que en verdad rebuzna» (dixit René Avilés Fabila); experto en turbias negociaciones y cuchupos en los premios literarios; especialista en recoger las virutas filosóficas del pasado para armar sus espeluznantes bodrios literarios; predicador del izquierdismo infantil y mentiroso de tomo y lomo que se comporta como vedete prostituida; pregonero de mentecateces seudorrevolucionarias y aviador del IMAC.



Para identificar a nuestro primer invitado, trinquetero aprendiz de filosofastro, emplearemos algunos motejones que se ha ganado a pulso. Heriberto Esculapio Yépez, también es conocido con los remoquetes del Yahír de las letras tijuanenses, el Cholo literario, el Roque Villanueva de los culturosos, el Siete Puñetas, el Baikas, el Pelón con zuelas de hule y, asimismo, con el transgenérico apodo de Doña Yépez.



En vista de que mis comentarios en torno a las yepeziadas están mas sobados que la zarzuela de «El Pichi», voy a transcribir algunos fragmentos de textos blogueros que ciertos miembros de la iglesia batiana han escrito para desenmascarar a este charlatán culturoso. Por lo que a continuación recrearé algo del Beam y del Changus Guanjándred.




«Tenemos al laureado y berrinchudo ensayista bajacaliforniano mostrando el cobre de aquella cholez y baja estofa de donde proviene; es importante retroceder al probable pasado pachuco tumba pesos de Doña Yépez, y hallar, con esperanza de tomarlo en serio y no reírse, el origen de todos sus problemas emocionales. Es claro que la Gestalt que doña Yépez estudia no le ha servido de nada».



«La verdadera naturaleza del ensayista: es un loco que trabaja solo, sin otro motivo que la necesidad de fama y atención. Esperemos que pronto abran un espacio en Almoloya para artistas y culturosos, como doña Yépez, que sienten la necesidad de matar gente que los critica».




«Cuando Doña Yépez intentó "amedrentarme" el 23 de diciembre en un bar local, conocido con el nombre de "Turístico", su grito preferido, y que varios testigos escucharon, fue un histérico "¡yo si te quieeeeebro, ya he quebraaado a oootrooos!"».
«Las urgencias de Doña Yépez, extraviado en la identidad de ser un cholo con ambiciones intelectuales. Y es que, estoy seguro que Doña Yépez asalta más al estado y a la sociedad con el dinero que obtiene de las becas, que cualquier cholo balín de barrio bicicletero» [Chango100.blogspot.com, 2005/01, posted by Manuel, 1/6/2005].




«Mi asociación con la iglesia Batiana, por otra parte, fue un completo éxito. Aparte de las amistades y alianzas estratégicas que han surgido, se han derrumbado y pisoteado varias vacas sagradas del mundillo culturoso. Tiramierdas otrora intocables como Yepiz y Trujillo han sido embarrados con algo de las mismas heces que se han dedicado a tirar a diestra y siniestra durante ya mucho tiempo, mientras disfrutaban felizmente de la teta del gobierno. No puede ser esto otra cosa que algo positivo y mejor aún, el saber de su temor y su odio es la sensación cálida que me hace dormir en las noches» [El Beam, sábado, enero 01, 2005].



«La iglesia Batiana, sin embargo, ha sido gran consumidor de látex industrial para recubrir su falo y disponerse a embestir a todos aquellos culturosos que, por su egolatría y mierda interior, ha seleccionado a DOÑA YEPEZ www.hyepez.blogspot.com, y que durante el zafarrancho que protagonizó el 23 de diciembre, fue día que escogió para decirme que le calaba hondo la crítica».




«Heriberto Martínez Yépez es escritor y ensayista, y con dichos títulos se las ha ingeniado para socavar las arcas públicas y los impuestos de todos nosotros con el único propósito de inflamar su ego y aliviar su enorme complejo de inferioridad. Gusta de manipular a cuanto groupie se le acerca, así como de sablear a sus conocidos, sin contar claro esta, las torturas psicológicas a sus novias y recipientes de semen».



«Pues bien, hasta hace poco, uno de sus acólitos, Juan Carlos Reyna, pedorreaba la indiferencia que le provocaba a Doña Yépez la crítica de blogueros como Héctor Martínez www.elcharquito.blogspot.com o yo, argumentando que su señor y maestro www.hyepez.blogspot.com ya "escribía para otros lectores". Doña Yépez misma nos acusaba de envidiosos y neuróticos, de amarlo odiándolo, y de admirándolo al criticarlo».



«Sin embargo, el falo de Batio lo embistió el 23 de diciembre, día que Doña Yépez escogió para que, en medio de su borrachera, yo escuchara sus fanfarronerías y retahíla de pendejadas dignas de un bravucón. Con amenazas de muerte y con ridículos intentos de homicidio, mientras me cuestionaba "qué sabia yo de literatura", Doña Yépez demostró lo hondo que le cala el falo de Batio y, más que nada, el ardor espeluznante que le provoca toda la crítica» [Chango100.blogspot.com, posted by Manuel, 1/6/2005].







Un intermix de posteos de un miembro del TJ Bloguita Front
Una historia que se construye y deconstruye cada dia






«No es la primera vez que Doña Yépez —dice el Chango— demuestra su amor odiando a los que le critican. Sin embargo, en todas las ocasiones, lo único que sucede es un show patético de calumnias y bravuconadas. Aquí te creemos Doña Yépez, aunque te contradigas. Sin embargo, quedan las siguientes preguntas que, espero, puedas responderlas por correo o en tu blog, pues cuando te vea prometo quitarte los lentes para dejar que me pegues unos carazos en los puños:






PREGUNTA:

¿Dónde quedó toda tu intelectualidad?




RESPUESTA:
No puede haber inteligencia en mí porque no tengo el cráneo reseco. "Ve y consígueme una", le dije a mi alter ego. "Deja tu absurda y pendeja vida y búscala tú, babosete!", me contestó. Jamás pude conseguirme una; durante varios años la busqué y busqué. Luego, convencido de que mi vida estaba marcada por la estupidez y la arrogancia, acabé como un charlatán, como un payaso blanco de cerebro alquilado.





PREGUNTA:

¿Dónde quedó toda la indiferencia que presumías?




RESPUESTA:


Soy un desvergonzado caradura y chupapollas. Miren nomás qué desfachatez la mía: gorrear becas que es dinero de los contribuyentes. Pedir chichi haciendo como que estoy atacando al sistema. Vivir de beca es peor que pedir limosna. No tengo más opción que rebajarme de esa manera, tanto tiempo lo he venido haciendo. A mi madre no le gusta que trabaje; dice que quiere verme así, tan arrastrado como ustedes me ven. A mí me gusta, por supuesto, ser completamente ruin.





PREGUNTA:

¿De qué te sirvieron tus clases del ridículo gestalt? (Corriente sicológica de baja estofa, y que sirve para timar a viejas neuróticas como tú, Doña Yépez)



RESPUESTA:

Soy un pobre pendejo, tan visible, y únicamente hago muecas grotescas tratando de esconder mi llanto lastimero. Soy un pobre cabrón que ha perdido hasta el último esfínter. Y qué me queda, sino pelear con mis propios fantasmas. Necesito protegerme de mis pinches traumas; contra todas las represiones que traigo en mi mente, repleta de coraje. Siempre busco cualquier estrategia para degradarme; y una ellas es pelear por migajas, o sea robar becas. Siento que soy una pobre caricatura gastada, heredada de mi abyecta familia vale-verga. Me he insultado todo el tiempo y no estoy satisfecho. Uso la mente para confundirme. Soy de lo más bajo, moralmente hablando; y así voy por la vida. Es que vivo de las palabras y no de acciones. No pierdas de vista muerte está cerca. Soy una basura. Ese es mi retrato.





PREGUNTA:


Si me odias tanto como para querer matarme, ¿te acuerdas que dijiste que el odio es una especie de amor?



RESPUESTA:

Soy un pendejo acomplejado. Desde que era un niño lo he sido. Crecí en una familia atormentada. Cuando me encuentro a mi padre, el real, me dan ganas de matarlo. Creo que porque estoy enamorado de mi madre. Quiero que ella me confunda con mi padre. No puedo evitar eso, desde que estaba niño así lo siento. Estoy repleto de miedos y de odios.




PREGUNTA:

¿Te das cuenta el ridículo que haces cuando te avientas espectáculos como esos?



RESPUESTA:

Soy el caso más triste de un miserable masturbador compulsivo. Y tienen razón quienes me describen como lo peor. Cuando dicen cerote, pendejo, mierda, vómito, pus, inmediatamente me siento aludido. Eso lo sé mejor que nadie, es mi secreto público, y estoy convencido que sólo de esa manera puedo existir. ¿Ya sé han dado cuenta que soy un miserable? Soy el autorretrato de aquel hombre del que todos los blogueros se burlan. Me niego a aceptar que me han convertido en un idiota cuya máscara de aparente indiferencia comienza a caerse por sí sola.





PREGUNTA:
¿Sabes que estas bien feo y que te huele feo la boca y que escupes cuando hablas?




RESPUESTA:


Sí, ya lo sé. Soy una mierda que no tiene ninguna importancia. El primer mandato de un bato verguero como yo es, precisamente, erigirse en un pedazo de mierda. Hay mierdas que se respetan, yo no soy de esas piezas estercoleras. Ni siquiera sé en qué escusado me cagaron». [Chango100.blogspot.com, posted by Manuel, 1/6/2005].










EL TIRO DE GRACIA











Nada más nauseabundo que lidiar tipejos como el Yépez; un solemne huevón cuya encomienda es darle rienda suelta a su estúpida megalomanía y pararse el culo en tertulias literarias.

Un extremo pusilánime que no enfrenta a los que lo critican; prefiere hacerse el desaparecido. Temeroso, oculta la chompeta como la culona avestruz. ¡Ah, pero qué bien chupa la ubre estatal, y no deja de estar mamando chidamente del presupuesto, gozando como cabrón a costillas de los pagaimpuestos.















cretinadas@yahoo.com.mx
www.charquito.blogspot.com
www.marconsed.blogspot.com

No comments:

Followers